Sobre el Garbanzo Blanco de Fuentes

El garbanzo fontaniego tiene una larga historia, aunque azotada por enfermedades que atacaron duramente a su más preciada variedad, el garbanzo «blanco lechoso», que incluso desapareció de sus tierras durante décadas. No obstante, los agricultores no tiraron la toalla y siguieron cultivando otras variedades comerciales como el garbanzo «castellano», «pedrosillano» o el conocido como «mexicano», que hoy se venden bajo el sello de grandes marcas e incluso en categoría gourmet.

Aprovechando este avance, la Cooperativa Nuestra Señora del Rosario impulsa desde hace tres años la vuelta al cultivo del «garbanzo blanco de Fuentes de Andalucía», porque su delicadeza se compensa tanto por su calidad, como por sus mejores precios en el mercado y su particularidad, con poca competencia.

Esta promoción quieren respaldarla con la obtención de una Denominación de Origen propia, algo que ya han planteado al Grupo de Desarrollo Rural Campiña-Alcores. Cualidades no le faltan para conseguirlo: Es muy tierno, de buen tamaño, con una textura totalmente distinta y una cochura excepcional. Para ello, la Cooperativa y el Ayuntamiento de Fuentes de Andalucía han iniciado un proyecto que pasa por aumentar la producción y comercialización de una marca propia del garbanzo fontaniego: «Garbanzo Blanco de Fuentes de Andalucía»